sábado

Literatura de Derecha


En la última Ñ, encontrarás una hermosa diatriba del Señor "Me creo Muy Listo pero no Entiendo nada...", en contra de "la crítica literaria, los estudiantes de letras y, sobre todo, contra la nueva generación de narradores."


De todos modos, algunos dicen que sus referentes son tan rotundos como él. Incluso, tienen inciales igualmente provocadoras.


13 comentarios:

Rufián Melancólico dijo...

Todavía no leí la nota de Sacco, pero si es en respuesta a la que salió el sábado pasado en esa revista (patética, la nota) no espero demasiado.

Violeta Gorodischer dijo...

Creo que un título como el que tiene este post no es menos rotundo que el supuesto contenido de la nota y de más está decir que no adhiero(al título y las posteriores acotaciones) Hablo desde mi lugar de estudiante de Letras y editora de este sello de narrativa, y desde mi humilde intención de escribir.
En última instancia, si mal no recuerdo, la semana pasada varios de nosotros estuvimos hablando en una radio sobre la literatura, la circulación, la necesidad de ciertas prácticas y el "mercado editorial" como horizonte. Digo: ¿hasta que punto no hay algo de verdad en esa "urgencia" de renombre? ¿Desde qué lugar se afirma lo que se afirma cuando se es igualmente ajeno o imparcial que Saccomanno en algunos aspectos?
No sé, preguntas al aire que ya serán debatidas en el marco de cordialidad que nos caracteriza.

anonimousse dijo...

A Saccomanno le diría que en vez de perder el tiempo mandando a sus "alumnos" a las clases de Link o "Panessi" y de citar a Adorno en sus novelas (La lengua del malon p ej.) absolutamente al pedo y para legitimarse en un lugar al que nunca perteneció ni va a pertenecer se pudiera a revisar algunos conceptos báscos como el de autonomía, que nunca implicó autonomía respecto a la academia (supuestamente autónoma en relación al Estado) ni al campo de producción restringida, sino sólo autonomía del mercado y del estado (hoy no existen ninguna de las dos cosas).
Igual me cae bien Sacco, con esa cosa tirabombas que tiene, de decir dos o tres veces en menos de una página que la literatura es una mercancía más para correrlos por izquierda a los bobos de puán (perdón, no son todos, ya sé, no generalizar). Lástima que se le escape la tortuga y diga que la "buena literatura" tiene que "socavar nuestras certezas" y "hacernos sentir extraños en este mundo" para después ir a comer sushi. Atrasa un poco y es un poco triste...

NoName dijo...

Leí la nota y no me pareció agresiva. Incluso creo que intenta, a su modo, estar del lado de los escritores jóvenes. No creo que, en esta notita, haya meado fuera del tarro.
De todas maneras ¿qué es lo que proponen discutir? ¿con qué afirmación están en desacuerdo?

Un saludo, tamariscos.

lector del blog dijo...

Creo que G S olvida que hay circuitos de narradores jóvenes y no tanto que se mueve bajo otra lógica, que antes de sentarse a esperar "reconocimiento en la Academia o en los medios" genera cosas, publica, y lee, sin tener encuenta al gran mercado ni la agenda de las grandes editoriales. Ignorar eso es de una ceguera fatal, y me parece bien que eso se señale en un blog de una editorial autogestionada como esta.

Anónimo dijo...

es que también está la idea de "recorte" que supone cualquier ensayo o nota de opinión sobre determnado tema para determiando público en determinado medio de comunicación, lector del blog.
coincido con noname, además, en lo de los escritores.

jose marti dijo...

No sé quién dijo por ahí que el mercado no existe. Ja. ¿Para quién escriben los que ganan premios literarios y los que publican en editoriales grandes? Si no hubiera mercado la novela ya no existiría hace rato. Capaz que el cuento tampoco. ¿Por qué tantos, entonces, se empecinan en escribir en esos géneros caducos? Lo que también hay, en el “ambiente”, es guerra de chicos ricos. Como en los saqueos del 2001, que la cosa era entre pobres (el chino baleando villeros), acá la cosa es entre jóvenes astutos y afortunados que pueden no trabajar, o trabajar poco, o trabajar “con resto”, “con banca”, y entonces ocupan el ocio en escribir y buscar un lugarcito en el pequeño mundo de la literatura. Saccomanno tiene razón. Y tiene derecho a comer sushi. Su “olvido” de la nueva movida, los ciclos de lectura, etc., tiene que ver con no querer legitimar algo que aporta poco y de lo cual van a salir, sin duda, nuevos escritores viejos.

NoName dijo...

Me gustaría decir que el tipo no es un desentendido de lo que pasa, lee y comenta, lo que es mucho para un autor nuevito.
¿Cómo fue la anécdota? Andrés Rivera dijo que el escritor tenía el deber moral de leer autores nuevos y alguien respondió que Rivera era un pelotudo. ¿Es así? ¿Alguien la conoce?
Bueno, dejando de lado a Saccomanno, que si tiene algo que decir lo dirá él, y, ya que estamos, a Rivera también, claro que el mercado existe, ¿para qué o para quién escribe el que escribe? No sólo el que lo hace en editoriales grandes sino también los otros. ¿Qué otra cosa buscan los Tamariscos cuando hacen libros sino un mercado que consuma lo que hacen? Obviamente que hay tipos que no hacen lo típicamente comercial, pero no creo que por eso quieran que no los compre nadie. Para eso escriben y dejan sus escritos en un cajón y trabajan de verduleros o fabrican muebles. Ahora bien, ¿por qué es lícito que uno gane dinero vendiendo autos, por ejemplo, y no vendiendo los libros que escribe?
Me gustaría seguir porque no dije todo sobre el tema y parte de lo que dije no es exactamente lo que pienso, pero por ahora la corto.

Saludos, tamariscos.

yeahname dijo...

Saccomanno tiene derecho a comer sushi y a atragantarse, pero que no repita cada tres párrafos la vulgata marxista sobre libros y mercancía para decir después que la literatura puede ser algo más que eso: si la literatura "desacomoda" eso también es un calculado subproducto del mercado, gente que compra libros para que la "desacomoden" un poco y después ir a comer sushi con él.
Si no me equivoco, cuando alguien dice "no hay mercado" dice que el mercado es chico en términos comparativos, así que tomarse la aseveración al pie de la letra es una pavada.
Coincido con lo de los nenes ricos, incluso hay resentidos que leen sus pelotudeces, en actitud calcada a la de la clase media que miraba los saqueos por la tele y después criticaba a los políticos. La diferencia es que estos resentidos en 2001 iban a parque centenario a las asambleas que conducía Lanata y ahora dejan comments anónimos diciendo que los que escriben son más de lo mismo, con una idea de lo nuevo realmente patética, casi tan patética como la de la clase media que después terminó votando a Kirchner.

Anónimo dijo...

Acuerdo con que el "desacomodamiento" de la literatura suele ser algo calculado. Pero no siempre. upongo que Saccomanno se refiere a los de "no siempre". Usted generaliza, Yeahname (¿nombre propio?), yo nunca fui a una asamblea, odio a Lanata, que si no es un buchón, como Carrió, está a medio centímetro (y si no es un buchón es un pelotudo), sí fui a saquear y cuando hablo de literatura caduca hablo no sólo de los que escriben para premios sino también de esos que usted llama "desacomodados" a propósito. No sé a qué llama usted idea patética de lo nuevo, ni qué entiende usted por patético. Por otra parte nadie "termina" votando a alguien. Terminar, en ese sentido, es cavar la propia tumba y acá nadie quiere enterrarse sino seguir, de alguna manera, hacia algún lugar. Quizá usted es de los que votó a Menem, o a Lopez Murphi, o a Carrió. ¿Usted a quién votó? Creo que usted de política no entiende nada (o es un garca o un pelotudo).

NoName dijo...

Alguien dijo por ahí que la literatura es un rubro muy inseguro. Yo agregaría que está lleno de vanidad y de resentimiento. Demasiadas veces me parece que aquellos que defienden la literatura que está fuera del mercado son aquellos que no tuvieron la suerte o la capacidad de hacer algo que pudiera ingresar al mercado. Obviamente que hay excepciones, pero...

saqueador verosímil dijo...

Más bien me inclino por la opción garca fortalecida con la de nene rico. Participé en saqueos a Zara con una versión impresa del yomango bajo el brazo, intentaba que ese libro me hiciera entender algo de la política. Votar no voto. Esos benditos "casos" en los que desacomoda, es a gente culta, ya dispuesta a desacomodarse, por eso salvar al todo por esos casos es una gansada propia de alguien que no sólo no entiende nada de política, lo que no sería grave, sino que sigue leyendo contra el mercado malo y contra los premios malos, como si hubiera un mercado bueno de lectores revolucionarios (los lectores revolucionarios no pagan por un libro, se lo roban porque leyeron yomango), anclado en un resentimiento de niño aplicado que quiere quedar bien con sus papis y con la profe de la facu también.
Ah, y con lo de terminar, me parece que Yeahname se refería a algo un poco más orgiástico y menos mortuorio.
Saludos, los quiero a todos!!!

Anónimo dijo...

Y vos sos otro pelotudo, se ve, saqueador verosímil. Yo no hablé nunca de mercado bueno o malo, leé bien. Nunca hablé de Kirchner bueno-K malo, leé bien. No soy un nene aplicado, no fui a la "facu". La interpretación orgiástica de la palabra terminar es tuya (a pesar de que orgasmo y muerte, bueno...) Sos un pelotudo porque defendés a un pelotudo. Y no me cabve duda de que sos un nene rico garca que se cree el sabelotodo y por eso no se ensucia las manos con el voto. Para gente como vos bien vendría la moda del suicidio en masa. Pero son tan vanidosos que no se atreven ni a lastimarse las llemas de los dedos.