lunes

Si estás en la costa...


Pasate por la Librería Alfonsina (3 e/105 y 106, Villa Gesell) y pedí todo el catálogo de Tamarisco. Dicen que Objetos Maravillosos acaba de llegar.

viernes

maravillas de lectura inmediata

A apenas 48 horas de dejar el calor de la imprenta Objetos maravillosos de Incardona se lee, se comenta, se recomienda y alaba.

Vía Scan (gracias)

(para adquirir su ejemplar a sólo $15 escriba a info@editorialtamarisco.com.ar. En breve en estas librerías)

jueves

Tesis para una presentación maravillosa

Hasta que termine de distribuirse en librerías, usted puede adquirir su ejemplar de Objetos Maravillosos de Juan Diego Incardona a precios promocionales escribiendo a

info@editorialtamarisco.com.ar

Y mientras tanto, si usted se perdió la presentación, puede leer las

19 tesis sobre Objetos Maravillosos by Santiago Llach y Pedro Mairal

(Adivine qué bloque pertenece a cada autor)

Juan Diego Incardona: hace literatura como Juan Domingo Perón hacía política. Literatura a la manera de.
Incardona es un sintetizador literario de la experiencia narrativa de los personajes del pueblo. El narrador Incardona es el jefe del movimiento literario que conforman sus personajes, y se funde con ellos. JDP: escuchaba a los negros cantar y le sonaba a Mozart. JDI: en la boca de sus personajes conurbanos, pone una literatura tan alta como la que hacía el tío Borges. Abrazo de reconciliación con las almas bellas.

Los textos de Objetos Maravillosos ocultan una novela de iniciación en la vida, es decir, en la literatura. El modo en que una persona se vuelve persona, o cobra forma, a través de la palabra, del oficio. Uno se fabrica a sí mismo, se inventa, se hace. Se narra. Como un superhéroe cosiendo por primera vez su traje, así es este libro. Objetos maravillosos es la entrada en la palabra. Incardona fabrica su abecedario con metales nobles, lo forja, lo suelda, lo dobla, hace sus letras y sale a decirlas: “¿quieren ver objetos maravillosos? Cuidado que tienen poderes afrodisíacos. Te digo una cosa: con esos aros sos otra.”

Sin proponérselo, Objetos maravillosos arma una introducción a una economía política local. Economía + subjetividad = relato. Un trabajador sin documentos, un “obrero blanco” fuera del radar de los códigos de la AFIP. Produce con sus manos. Inventa objetos con los restos de la industria. Los traslada de un barrio a otro. Los comercializa con su cuerpo. Su marketing abreva en la poesía como chamuyo. Otra vez Juan Domingo conductor del relato: el chamuyo, sonriente demagogia.

Juan Diego Incardona es un hijo no reconocido de Pappo. Es el último blusero de la literatura argentina antes del reggetón remixado y las drogas de diseño. La obra de Incardona es un blues peronista. El blues del que espera el bondi de madrugada, cuando todavía está oscuro, con la mochila pesada, brillando por dentro, cargada de objetos maravillosos.

En forma de slogan: No a la corrección política peronista, sí a la boludez alegre y la prosodia invertebrada de los nuevos poetas peronistas. Una literatura peronista: una literatura a la que le quepa todo. La histeria electrónica de las chicas de Palermo, la historia de la exclusión y la resistencia de los personajes de Villa Celina, la anomalía sentimental de Tino, el colectivero, Totó, los viejos haciendo pogo con una tarantela. Literatura peronista, literatura que sintetiza las antinomias. Ni vanguardistas ni narrativistas, peronistas.

Hacer objetos maravillosos, fabricar textos. Primero está el oficio, oficio es lo que se hace en soledad. Se escribe en soledad, se fabrica en soledad. Es la parte más pura, más santa del creador, la más gratificante. Después está la oferta. Los anillos, los textos se ofrecen, uno sale a mostrarlos y se expone, a veces encuentra lectores, a veces indiferencia, pero siempre sale.

Objetos maravillosos, obra abierta. Objetos maravillosos: un sintagma contundente, que menta objetos concretos (anillos). Pero también enunciado publicitario, comercial, chamuyo que como tal se sabe tal. Lo duro y lo débil. Industria pesada versus servicios tercerizados. ¿Cuáles son, en verdad, los objetos maravillosos? ¿Los anillos, las clientas, el vendedor, los personajes del relato, el relato mismo? ¿La literatura misma no es también un “objeto” maravilloso? Objetos maravillosos = síntesis poética.

Incardona cuenta cómo fabrica una gargantilla desde cero, años después ve a una chica pasar con esa misma gargantilla. Queda paralizado, no le dice nada. ¿Por qué? Incardona no lo explica. Quizá porque fue testigo de eso que decía Atahualpa Yupanqui, que el mayor logro de un artista es convertirse en anónimo. La ausencia del yo. La energía de uno, sin el yo. La liberación que hay en esa ausencia. El satori. La trascendencia que hay en el hecho de que otra persona use, disfrute, se apropie de un objeto que uno mismo creó. La trascendencia que hay en hacer un texto que años después otro lee, otro usa, otro lleva consigo.

Tres órdenes organizan la economía del relato: industria/artesanía/chatarra. Paralelo entre la producción de objetos maravillosos y la producción de literatura. Con los restos de la industria nacional, los hijos de los obreros hacen literatura artesanal. Con los saberes provistos por la educación técnica peronista, los hijos sensibles del capitalismo contemporáneo hacen literatura (historia de la redacción sobre el “puente grúa” en tercer año del colegio industrial).

Incardona se pide un superpancho cubierto de papas pie. A media cuadra empieza una balacera infernal. Incardona se arroja cuerpo a tierra, pero con cuidado de que no se le desparramen las papitas. Zumban las balas en la tarde última y Juan Diego Incardona sigue comiendo su pancho de panza en el piso. Incardona en realidad tiene 11 años. Esto se nota en una foto donde se lo ve hace unos años tocando la guitarra sentado en el suelo con las piernas cruzadas. Es el hijo de un tornero italiano, es el hijo de la maestra.

Enseñanza que me deja este libro: el mundo no se divide entre gente culta y gente inculta. No. En el mundo literario hay moralistas de la prosodia (o maricones de la sintaxis: todos los que lloramos la imposibilidad de escribir en la estela de Juanjo Saer). Y otros que se la bancan, tienen aliento y poder para llevar adelante el arte de narrar. Admiro a estos últimos. Incardona Conducción.

Cuando la gente escribe en blogs, baja un cambio con la pretensión literaria y así muchas veces consigue hacer literatura. Este libro nacido en el blog Días que se empujan en desorden no pretendió ser un libro y sin embargo acá está, y se cuenta solo. Es un libro bajado de un blog? subido a un libro? Este libro subió? bajó? Se congeló? Se detuvo? Entró en la posteridad como Evita? Es un libro de la generación post?

en forma de anécdota: soy de la generación que no supo, no quiso o no pudo militar. En mi caso, quizás porque de chico me hicieron militar en un partido político que tiene 2000 años y sigue hinchando las pelotas, defendiendo al capitalismo en el nombre del niño por nacer. Pero en la previa de 2001 me juntaba con unos vagos amigos, hijos de montoneros, que paladeaban la agitación delarruista. Los viernes a la noche, cuando terminaba el plenario (cabíamos todos en un dos ambientes), mirábamos juntos por tele la prédica golpista de Daniel Hadad y después la prédica bolivariana de Hugo Chávez. Una de esas veces, apareció en el mitín un muchacho elocuente que estudiaba historia y que hablaba todo el tiempo de la aparición del “nuevo sujeto social revolucionario”. Era un trosco, por supuesto, y no duró ni medio minuto en la cocina peronista. Pero a mí, que soy inorgánico y lento para retener las categorías de la academia y las categorías de la política, ahora al leer Objetos maravillosos me vino a la mente la expresión que usaba el muchacho trosco. Lo que plasma Incardona es también la síntesis de las experiencias diversas de distintos sujetos sociales:
• el obrero de la era de la sustitución de importaciones (llamada también era peronista);
• el cristianuchi, motivador parroquial del cambio social expresado en la Tendencia Revolucionaria;
• el sujeto que se formó y resistió escuchando la escala emotiva del rock nacional de los setenta: el sujeto social de las rutas argentinas que nos esperan ahí;
• el sujeto social que es joven, vive en el conurbano, no estudia ni trabaja, desecho sociológico del capitalismo actual: rolinga o chabón.

En ese cruce de estéticas se encuentra la parada de Juan Diego Incardona.

Objetos Maravillosos tiene también algo de elegía. En un momento dice: “El cielo de nuestro barrio era una fiesta. Pero despuès la noche se hizo tan oscura que la sombra tapò todas las casas de negro. De a poco se fueron los gallegos y los italianos del sur. La vida fue una tapita de vino flotando en la zanja, despuès de la lluvia. La corriente la llevaba al lado de la vereda en direcciòn a la general paz, hasta que un dìa, el menos pensado, el desagüe, la chupò desde el agujero del cordòn.”

leer Objetos maravillosas en clave de los trayectos del personaje-narrador-vendedor. Zonas de la ciudad, cada una un micromundo social: Plaza Francia, “La Isla” aristocrática donde el narrador delira los rostros célebres del milicaje gorila, Palermo, La Boca, Celina, Flores, Núñez: el vendedor ambulante (narrador ambulante) atraviesa y conecta esos mundos. Su movimiento (que como dijimos es un movimiento económico) crea literatura al mezclar esos mundos.
Las líneas de colectivos y la “piniponera” (Fiat 147) trazan el mapa de esos circuitos. Distintos personajes, anónimos o sentimentales, acompañan al narrador ambulante en esos viajes.
(Nota al pie: tramar la relación entre la narrativa de Incardona y la de Cucurto, su hermano generacional. Blanco/negro, trabajadores autónomos, fuera del orden del trabajo en blanco; los dos –vendedor ambulante e hijo de un vendedor ambulante- fundan su literatura en el desplazamiento social. Significativamente, dice el narrador de Incardona de los repositores que escucha al despertar en su departamento de Flores: “sus palabras son vidrios rotos”)

Incardona se escapó de un poster de propaganda peronista, o mejor se escapó con el soplete en la mano, de una propaganda de suscesos argentinos, de esas en las que el locutor dice. “Aquí vemos a los jóvenes del partido de la Matanza, enarbolando el espíritu nacional del trabajo y la prosperidad. Perón cumple, Evita dignifica y Juan Diego Incardona cincela su pujante prosa inmigratoria”. Pero Juan Incardona se escapa, se va del colegio industrial y se sube a un tren de mochileros místicos. Canta Mañanas campestres sobre el techo de los vagones que van al sur. Abajo en el vagón Juan Dalhman dormita con las mil y una noches cerrado sobre sus rodillas. Se van al sur. La industria, el hipismo rollinga, las letras.

Otra vez: Juan Domingo Perón escuchaba música maravillosa en la música común. Juan Diego Incardona hace objetos maravillosos con la materia común. Una literatura de los lugares comunes: los hallazgos del lenguaje, en la calle. Renovar el uso de adjetivos de larga prosapia callejera: espectacular /descomunal / pintoresco. La recuperación sonriente, autoirónica, de las violencias diarias del lenguaje: dice de sí el narrador que pertenece a “la peor escoria”.
Como él mismo subraya: “un registro de venta en base a muletillas desfachatadas”.

Tres citas del libro:
1- “Mi vieja, una maestra de frontera en el conurbano bonaerense”.
2- “Vender en la calle no es facil. Tiene algo de mendicidad pasar mesa por mesa por los bares mientras el mundo vive su fiesta nocturna. Para vender hay que tener templanza, sostener el ánimo frente a situaciones violentas o de desprecio”.
3- “El lenguaje era como una bandera de la manifestaciòn. La ùnica manera de llevarla abierta en la calle era llenarla de agujeros y que el viento la pase a travès”.

Literatura, lugar de los hijos sensibles del capitalismo posindustrial. Imaginario del batacazo, del sueño alienante que hace que millones de personas se levanten todos los días, se desplacen, trabajen con sus manos, ofrenden sus cuerpos: que sigan “en la lucha”. Otra vez el registro del narrador niño, el vendedor ambulante sonriente que cuenta que una noche “amasó grandes fortunas” con las que afrontar la “catarata de gastos”. Los anillos, objetos maravillosos, mezclan las zonas del sueño y de la vida.

miércoles

En un ratito!


Manufactura de maravillosos objetos en vivo y en directo.
Presentan: UOM y Editorial Tamarisco

domingo

Luche y se viene




“Hot dog”, la música country y el punk y los pedales vibrantes de Jimmy Page a fines de los 70’, y “Carouselambra”, el dance y las cortinas de los noticieros, extra, extra, la anticipación, la primicia la tenía Led Zeppelín, el furioso plomo volador -¿qué pesa más, un kilo de plomo o un kilo de plumas?, uno de plomo, lógico. Pero adónde van las anticipaciones 30 años después, ¿adónde? Al regreso de la banda mítica, que vuelve al fin con su caballo blanco, el de San Martín y el de Perón, que siempre vuelve o que siempre está: rémora, plomada –para que las paredes queden derechas hay que usar plomadas, o en su defecto ladrillos atados a un piolín, eso se ve clarito en todas las torres que se construyen en Palermo-, alambre, noble material con el que los visionarios de hoy construyen la literatura del futuro, o sea Incardona y sus alambres, el desalambrador que viene del sur -¿dónde queda eso?- y que al venir se baja del bondi en Gral. Paz -¿tenía caballo blanco el Gral. Paz- y Acceso Oeste para a comer un pancho y se deja besar por unas chicas escotadas que llevan sus sombreros de cowboy colgados del cuello con un piolín, sobre la espalda, porque así, como dice Palanhiuk, están siempre preparadas para petear. ¿Se dejará petear Juan Diego?, ¿es el pete una tradición sureña o es más bien del oeste bonaerense? Hoy el pancho sale más que el chori, dice un ex parripollero, hoy al frente de su kiosco abarrotado de milangas y pebetes envueltos en papel film mientras su empleada –hija, sobrina, está muuuuuy buena- saca las salchichas de la panchera y se las da a Juan, para mi caballito blanco, le dice, y él, vos sos mi pin yo soy tu pon, y la mayonesa, mezclada con la mostaza, empiezan a chorrearse y a dibujar, en el piso, la forma de la vida nueva de la nueva vida de la literatura después de Incardona.

Este miércoles 26, 20:30, Ctr.o Cultural Pachamama (Arganiaraz 22), presentación de Objetos Maravillosos.

miércoles

Demasiado glam y algunos objetos maravillosos


Dijeron:


Fabiana Cantilo (Plaza Serrano): Me llevo el verde.


Pipo Cipollati (Freak Roy): ¿No querés organizar una quermese en la entrada del recital de los Twist? Como premios, les damos anillos…


Gigí Marziotta (esquina del Bar Único): ¿Y los poderes funcionan con vos?


Colorado Mcallister (ACABAR):—Colorado, me firmás un autógrafo para mi vieja?

—Sí, cómo no, y de paso cobrame éste que se lo llevo a mi jermu.


Blas Armando Giunta (Sonoman):—¿Blas, me firmás un autógrafo para mi vieja?

—Sí, pasame las servilletas. Che, ¿de verdad tienen poderes afrodisíacos?


Gabriel Carámbula (Freak Roy): Loco, no me entra ninguno, son todos de minas.


Laura Cerrato (vereda del Bar Becket): Incardona, usted es una pesadilla.


Jorge Panesi (Plaza Serrano): Sos un manipulador de adjetivos.


Mercedes Morán (vereda del Bar Único, a la noche): (esa misma tarde le había vendido en Plaza Francia): ¿Nene, vos me estás persiguiendo? Bueno, me llevo otro.


Raquel Mancini (Malas Artes): Me das tu teléfono, porque me estoy yendo a España y estoy pensando en llevar accesorios.


Mariano Martínez (El Taller –época de "Campeones"): Dame los dos.


Milva Castellini (Sonoman): Ya tengo como veinte anillos tuyos. Me viste en el noticiero? Siempre estoy usando uno.

Charly García (Único): no molestés.


Alejandra Pradon (Freak Roy): Sos un chamuyero.


Nito Artaza (Plaza Belgrano): Vos deberías ser político.


Déborah de Corral (Bar Becket):—Déborah, me parece que gusto de vos.

—Gracias. Cuánto me dijiste que salía éste?


Bebe Contepomi (vereda de Bar Único): Qué hacés nene?


Pata Villanueva (vereda del Bar Único) (a los gritos): Los mejores anillos de Palermo!

Auspiciantes Editorial Tamarisco, Wonderful Objects. S.A., Ojo al Piojo S.A., Centro Cultural Pachamama, días que se empujan en desorden, el interpretador, ACABAR, Sonoman, Freak Roy, Unico, Agrupación Cuidacoches de Palermo Hollywood, Organización Mozos de Oficio, Asociación de Camareras Universitarias, Malas Artes, El Taller, "Amigos de Plaza Francia", "Amigos de Parque Centenario", "Amigos de Plaza Serrano", Bar Becket, OHM, Crónico, El Imaginario, Soldadoras "Flama", Línea 166, Línea 34, Línea 39 cartel rojo, Línea 15, Línea 29, Club de Fans de Objetos Maravillosos, Grupo de Autoayuda para Clientas Compulsivas, Juventud Peronista, Corporación General del Trabajo, 62 Organizaciones, Sindicato de Vendedores Ambulantes, Sindicato de Artesanos de la Ciudad de Buenos Aires.

Presentación:26 de diciembre20:30 hs.

Centro Cultural Pachamama - Argañaraz 22


Entrada libre y gratuita.


martes

El poder de la gente, las argucias del vendedor, el éxito de la linda literatura tamarisca


Tamarisco no entiende de marketing literario ni operaciones de prensa. Pero, por suerte, ante la inminente salida de Objetos Maravillos (presentamos próximo miercoles 26.pachamama.20.30 hs) libro de relatos de Juan Diego Incardona, su propio público, en genuina manifestación espontánea, nos ayuda transmitir el espíritu de venta y el placer de la compra que bien podríamos aplicar al libro:
(fuente: http://diasqueseempujanendesorden.blogspot.com/)

Anónimo dijo...

me lleve el anillo del dragon
super solido
para que embellezca mi vida y protega a mi amda de todos los males
te acordas como se llamaba?
Cariños
A

11:02 AM

Anónimo juandé dijo...

allí estaremos valeria. gracias!

hola A, te llevaste un gran objeto maravilloso de acero quirúrgico. están funcionando sus poderes?
ahora no me acuerdo qué nombre le puse. por favor, refrescame la memoria!
un abrazo

12:58 PM

Anónimo Anónimo dijo...

de acero quirurgico,una masa,pesado,plateado y con dos dragones que aujereaban el coso
esta protegiendo muy bien a mi Chica
Caariños
a

5:04 PM

Blogger can de lirio dijo...

Yo me llevé el turquesa "palpitaciones". Qué debería sentir exactamente? Me gusta lo que leí y la estética. Hay un dibujo de niños que es tan bello!!! Nos vemos or ahí. Me asustan un poco estos campos cibernéticos, y me maravillan. Puras cabezas, puro sueño, y muchos fantasmas. Nos vemos por ahí

5:43 PM

Anónimo juandé dijo...

una masa usted, A, mil gracias-

hola candelaria, gracias por la visita. qué deberías sentir exactamente?, tenés qué contarlo vos... a cada uno, los poderes afrodisíacos le actúan de distintas maneras en la mente y el cuerpo. OJo, usalo con responsabilidad, palpitaciones es muy fuerte y puede romper corazones.

7:14 PM

Blogger can de lirio dijo...

Uy qué bueno, ahora sí que no me lo saco. Un anillo superpoderoso!!
Viene bien para que el alma se pasee esbelta sobre plataformas creyéndose séxica y hermosa!! Me pregunto si no habré tenido durante años el anillo al vez re, el imán que atrae los puñetazos. Ya es hora... beso, y si hay nuevos anillos con nuevos poderes comentame, me interesan casi todos!!!

7:58 PM

Anónimo juandé dijo...

hay muchos anillos con el mismo poder afrodisíaco pero distintos sutiles efectos. cuando quieras desatar a la compradora compulsiva que hay en vos, en Wonderful Objets S.A te esperaremos con los brazos abiertos.

9:46 PM

Blogger Anita dijo...

El poder de los anillos reunidos: entablar amistad con el mozo carmeleado.

Banda de la noche: Los chicos del conurbano!

Saludos, Juan.

6:05 PM

Anónimo juandé dijo...

vamos bonaerenses todavía!
Saludos, anita.

6:52 PM

Blogger Sonia dijo...

Esto parece una operación de prensa de Tamarisco por el libro de Juan Diego, Objetos Maravillosos.
Pero no somos tan astutos. Me parece que todo es manifestación espontánea.
Felcitaciones, pues.

1:54 AM

Suprimir
Blogger ememe dijo...

A mí me regaló una especie de medusa con poros color escarlata, un delirio de belleza y erotismo. Me lo merecía porque era la noche de mi festejo.
Tengo también uno como de princesa gótica que uso cuando me siento seria y reconcentrada. Puedo dar fe: los Objetos Maravillosos te cambian la vida.

12:54 PM

Blogger Sonia dijo...

Y no te imaginás, Ememe, como te van a cambiar la vida los relatos del libro!
Doy fe también.

5:38 PM

Suprimir
Anónimo juandé dijo...

sí, sonia! es la operación de prensa más larga del mundo, empezó en plaza francia hace doce años. besos, editora!

-hola ememe!
si es por merecimientos, y afinidades electivas, vos te merecés toda la caja de objetos maravillosos. Felicitaciones de nuevo por Secuelas!
un beso grande

8:23 PM

recomendación para el jueves

domingo

empezar bien, y un lunes


un proyecto de Valeria Tentoni y cía:
PRESENTACIÓN REVISTA LITERARIA LA QUETRÓFILA
*literatura presupuesto cero*
NÚMERO UNO

LUNES 17 DE DICIEMBRE
19 HORAS
EN FUNDACIÓN BOLLINI
PASAJE BOLLINI 2167 (cortadita entre peña y french)
http://www.ladama-debollini.com.ar/

PRESENTA: MARCELO LÓPEZ
LEEN: JUAN DIEGO INCARDONA (CUENTO)
LEONARDO SAGUERELA (POESIA)
INVITADO: PABLO RAMOS

CONTACTO: laquetrofila@hotmail.com
WEB: http://www.laquetrofila.blogspot.com/




viernes

De bomba también


Mañana se presenta el libro de Natalí Tentori. Tuve la suerte de leer algunas cosas de ella y de ver el libro y la verdad que vale la pena. Como para arrancar bien el sábado.


martes

Mañana: Ciclo de escritores argentinos en el palacio de la cultura chic


Rodolfo Fogwill x Sonia Budassi

Literatura y política cultural: "Escribir es pensar"
Miércoles 12 de diciembre a las 19:00. Auditorio MALBA. Entrada libre y gratuita.


En el último encuentro de este ciclo , Rodolfo Fogwill (Buenos Aires, 1941) planteará su autorretrato a partir de un paisaje tan heterogéneo pero determinado como es el de su formación y sus aficiones, d esde sus múltiples facetas como sociólogo, docente, escritor, editor, ensayista y columnista en temas de literatura, comunicación y política cultural.

A través del diálogo con Sonia Budassi, el autor seguirá el rastro de sus pasiones . Veleros. Edición. Sociología. Publicidad. Bolsa de Comercio. Cárcel. Música rap. Ópera. Docencia. Sueños premonitorios. Mercado editorial. Militancia.


Biografías

Rodolfo Fogwill (Buenos Aires, 1941) es sociólogo, escritor y periodista. Autor de Muchacha Punk (1978) y Los Pichiciegos (1982), ha publicado, entre otros, la colección de poemas Lo Dado (2001) y las novelas La experiencia sensible (2001), En otro orden de cosas (2002), Runa (2002) y Urbana (2003). Colabora co n los medios La Voz del interior , La Nouvelle Revue Française, Revista de Occidente y El P aís, de Madrid.

Sonia Budassi (Bahía Blanca, 1978) trabaja actualmente en el suplemento de Cultura del diario Perfil. Es coeditora del sello independiente de narrativa Editorial Tamarisco y autora del libro Los domingos son para dormir, de próxima aparición.

Salió el 32


Todavía no leí nada. Pero el índice del último número de El Interpretador es un golazo.

jueves

Blogging Ravonne

Se multiplican las lecturas de Ravonne, y hasta nos dicen "¡editorial chiquita y piola!" (¡nunca hemos recibido halago mejor!)
Muchacho, ¿ya tienes tu ejemplar? ¡Este blog también dice que debes tenerlo!



"Hace algunos días terminé de leer "Ravonne", una novela que hace mucho que quería tener en mis manos y que llegó justo a tiempo para mi cumple.
La escribió Julián Urman y salió vía Tamarisco, una editorial chiquita y piola. Debo reconocer que el libro me gustó mucho. La idea central está re buena: el Ravonne del título es una estrella televisiva caída en desgracia, que ahora subsiste gracias a una rotisería y tratando de no recordar el pasado, pero -¡cuándo no!- el pasado vuelve a él.
"Ravonne" tiene un par de párrafos perfectos, personajes secundarios super interesantes (de hecho, no es casual que las cosas importantes de la novela sucedan por fuera del protagonista, perpetuando su condición de has-been aún en su propio libro). Tiene capítulos cortos y párrafos breves, lo que ayuda mucho a la lectura furtiva en la línea D. Además, con tino, habla de la tele y de la fama sin hacer nombres propios reales ni inspirándose en nadie."
POST COMPLETO ACÁ

(gracias "Capitán intriga" y Marina A.)

En breve fiebre


de OBJETOS MARAVILLOSOS
por Juan Diego Incardona
en Tamarisco

lunes

Antes de la presentación de Objetos Maravillosos, Incardona en Casa Brandon

LECTURA DE NARRADORES DE LA NUEVA NARRATIVA ARGENTINA
¿Qué escriben los que nacieron después de 1960?
JUAN DIEGO INCARDONA
NATALIA MORET
Y un último bonus track intergeneracional:

ANIBAL JARKOWSKI Y CLAUDIA PIÑEIRO

Coordina ELSA DRUCAROFF

Domingo 9 de diciembre, 18 hs en Casa Brandon: Luis María Drago 236 (a dos cuadras de Canning y Corrientes)

jueves

Viernes alegría en el Rojas


Y en cualquier momento se viene el premio Tamarisco.
(Jurados: Ernesto Sábato, Jorge Asís, Federico Andahazi).
Preparen sus obras maestras.

viernes

Ravonne nao tem fin


Acá va la reseña de Marcelo López, publicada en la revista Los Asesinos Tímidos:

Ravonne es un melancólico, vive apoyado en los recuerdos y pensando que “todo tiempo pasado fue mejor”. Pero esto, más allá de la connotación al patetismo que nos conduce, no tiene –o no debería- tener algo negativo en sí mismo. Lo malo es que Ravonne no puede ver el presente. Y, mucho menos, que está a punto de ser víctima de un complot. Eso es lo malo de vivir del pasado. La vida, de pronto, te pasa por encima y vos estabas mirando para otro lado.
“Supe recibir en otras épocas el aplauso de grandes y de chicos. Supe ser jovial, aceptado felizmente…” Ravonne sueña en forma recurrente con el pasado, con reinsertarse y volver a ese lugar de felicidad que significaba la etapa en donde la gente lo saludaba y le palmeaba la espalda con fervor. Entonces, lo mejor es planear un regreso demoledor, y ¿qué mejor modo de regresar para una estrella que a través de un escándalo que le otorgue nueva fuerza a su carrera? Ravonne lo sabe y acepta las reglas del juego. Pero, allí está trampa y él ha caído en ella.
Pero, vamos un paso más allá de la historia. Ravonne tiene la estructura de mundos paralelos, mundos que llegan a nosotros de una manera fragmentaria, con una diversidad de hechos que, en distintas latitudes –no muy lejanas unas de otras, vale aclarar-, suceden a un mismo instante determinado. Urman utiliza constantemente los saltos temporales, espaciales y las elipsis, pero sobre todo, el autor parece intentar decirnos que no hay historia completa o, mejor dicho, que la historia no es posible contarla de manera lineal. La vida misma no es unívoca, y Urman lo sabe.
En todo caso, serviría de algo el concepto de Carlo Ginzburg sobre la microhistoria: acá lo importante no es la vida de Ravonne –no lo único importante- sino que es más importante las pequeñas telarañas que se van tejiendo alrededor del ex astro televisivo y que funcionan como un mecanismo de relojería para que este caiga en aquel destino impuesto. Son los pequeños fragmentos de espejos rotos los que dan una idea general de lo que sucede en la novela, un rompecabezas que no logra ser nunca igual que antes. Su devolución es, como dije antes, fragmentaria, pero además absurda y por momentos esperpéntica. Y ese es el acierto de la opera prima de Julián Urman.
Nada, absolutamente nada, es como debería ser en la vida de Ravonne: ni su regreso a la pantalla chica, ni el presente amoroso. Cada instante lo acerca más al abismo y va destruyendo el piso sobre el que acaba de dar un nuevo paso. La fama tiene un precio que es demasiado alto de pagar para algunas personas y Ravonne ya no cuenta con el capital necesario para trocar ese presente en felicidad. Para finalizar, una imagen: el paratexto con la señal de ajuste clásica de los canales de aire a la madrugada, mientras el tiempo de espera se prolonga hasta que algo vuelva a suceder, la vuelta a la pantalla de la imagen móvil que nos da un momento de relax mental, de confianza plena con lo que vemos, porque si algo queremos es ser engañados por aquello que la televisión nos muestra y enseña. La postal de un hombre sentado, de frente a la pantalla con las manos apoyadas sobre las rodillas, eternamente esperando el destello que lo devuelva a la felicidad. Ese es Ravonne, el hombre que con paciencia espera que la imagen sea a semejanza suya, para señalarse con el dedo –y dejarse señalar por el otro, el que mira desde la pantalla- con una sonrisa amarga, pero sonrisa, al fin y al cabo.

miércoles

Simple, tamarisco y urbano


"Celia Dosio me regaló el simple (un libro con un único cuento) que le editaron en Tamarisco. Considerando que sólo se hicieron cuarenta copias, y que se agotaron rápidamente -prometen colgar el pdf por estos días-, fue un regalo muy generoso.

Ayudaba el silencio del tránsito. Se lee de un tirón, son unas cuarenta páginas veloces.

(...)

Una linda historia. Por fin alguien se anima a contar una linda historia, ni más ni menos.

Cerré el libro. Recién entonces me di cuenta de que en la calle había una embotellamiento de locos. Que el resto de los que esperaban el colectivo estaba hasta las bolas de bocinazos y alarmas de los garages." TEXTO COMPLETO DE PATRICIO ZUNINI ACÁ


Colección Los Simples de Tamarisco:
(próximamente, disponibles gratis en la web)

Oxidado-Leo Oyola
El día que Perla voló-Celia Dosio
El pelo de la Virgen-Federico Falco

martes

Nuevas Librerías para La Marca


El astillero. scalabrini ortiz 2518 (y santa fe)
El marmol. lavalle 2015 (y ayacucho)
La internacional argentina. honduras 5270
Crack up. costa rica 4767
Belleza y felicidad. acuña de figueroa 900
Prometeo. honduras 4912
Eterna cadencia. Honduras 5582.
Boutique del libro. Thames 1762.
De la mancha. Corrientes y riobamba.
Otra Lluvia. Bulnes 640.

lunes

Quince Años



Una de las cosas que nunca voy a dejar de agradecerle a mi padre es que me haya hecho jugar al rugby. Ese no había sido un buen año para mí y en los únicos momentos en que la pasaba bien era durante los partidos. La carrera que había elegido no terminaba de convencerme y Mercedes, mi mejor amiga, se había ido a Alemania dispuesta a convertirse en artista visual a cualquier precio. Decía que acá todo llegaba tarde y que para colmo el circuito era muy reducido y la asfixiaba. A mi madre, que ya estaba enferma, la veía una o dos veces por mes. Cuando le conté que había empezado a entrenar con la primera me regaló el auto y me pidió que por favor tratase de ocuparme de Sabrina, mi hermana menor. Mi madre iba a internarse en poco tiempo, y a mi padre no le importaba nada.
Justo en dos semanas era la fiesta de quince de Sabrina y se me ocurrió hacerle un regalo especial para mejorar la relación, pero no tenía idea de lo que podía llegar a interesarle. La veía como un exponente más de las que habían sido mis compañeras del colegio secundario, chicas de country que ahora ya tenían hijos y seguían viviendo de sus padres. Una tarde, cuando calculé que estaba en el colegio, pasé por el departamento donde vivían con papá y aproveché para meterme en su habitación. Lo único interesante que encontré fueron unas fotos recortadas de diarios que había debajo del vidrio de su escritorio. Fotos viejas de la reina de Inglaterra. De Máxima por las calles de Rotterdam. Fotos del funeral de Lady Di.
Unos días después llamé a Sabrina a su celular y le dije que mi regalo para sus quince años iba a ser un retrato a cargo de un pintor joven muy importante que Mercedes me había recomendado. Tenía que empezar a pensar cómo iba a peinarse, qué se iba a poner, y el lugar donde iba a colgar el cuadro una vez que estuviera terminado. No parecía muy entusiasmada, pero igual me dio las gracias. Nos quedamos callados y cortamos.
El día de la fiesta hacía mucho frío y entre los invitados encontré a un chico que jugaba en mi mismo club. Le decían el Indio, era wing en menores de diecinueve y nos habíamos besado alguna vez. Yo tenía su número. Le mandé un mensaje de texto donde puse que si tenía ganas en cinco minutos lo esperaba en el baño que había afuera, en el jardín. Debía faltar por lo menos media hora hasta que Sabrina bajase a saludar a todo el mundo. El Indio me contestó rápido. Una vez que lo vi salir esperé un rato y fui a encontrarme con él.
Fumaba un cigarrillo apoyado contra el vanitory. Me acerqué, lo agarré de la corbata y empecé a ajustársela. El inclinó la cabeza hacia atrás con una sonrisa. Tiré más. La sonrisa se desarmó y tuvo que abrir la boca para tomar aire. Después le saqué el cigarrillo de las manos, lo apagué en el suelo y nos empezamos a besar. Me desabrochó la hebilla del cinturón. Había un solo cubículo y abrimos la puerta. Arrodillada frente al inodoro, con miles de dólares en satén desparramados sobre el piso de mármol, Sabrina se metía los dedos en la boca y vomitaba.
Al terminar se dio vuelta, y sin mirarnos a los ojos ni tirar la cadena se enjuagó las manos y salió. La vimos alejarse.
Parecía que flotaba sobre el césped.
Parecía una princesa.



(texto publicado en al revista Ñ)

jueves

La Marca del Milagro fue presentada asi...

Conocí a Damián Terrasa en un partido de fútbol cinco organizado por amigos en común. Casi todos éramos escritores y todavía recuerdo a Rafael Bolomo vistiendo jeans y ojotas, o sandalias, intentando gambetear jugadores. Damián jugó poco. Como yo. Y, otra coincidencia, jugamos mal. Después supongo que las coincidencias habrán seguido porque el “parto de la novela” (como lo llama él, si no que me desmienta), al menos en su etapa final, fue algo fluido, como si La marca del milagro hubiera estado hecha especialmente para Tamarisco. Cuando lo conocí él ya vivía en España y había venido a Buenos Aires de visita y para algo más, igual que ahora. Creo que esa vez recorrió algunos lugares del país con Gloria, su chica española, y sólo mucho después, cuando leí su novela, supe que aquel viaje había sido en parte un recorrido por los lugares que recorren los personajes de La marca del milagro, su primera novela que ahora sacamos los chicos/as tamariscos/as.

Bueno, me toca hablar de la novela, que todos los que la leímos recomendamos con fervor revolucionario, o contrarrevolucionario, como quieran. La marca del milagro es muchas cosas: lupa, telescopio, bla, bla. La contratapa dice: radiografía, así son las contratapas. Y yo agrego que también es el radiólogo y su familia de vacaciones en las cataratas, el ruido sordo del agua y el ruido sordo del radio en la sangre del señor radiólogo que dice sí, querida, tomémonos un día para ir a Ciudad del Este a comprar ese plasma que vimos antes de venir mientras los chicos se divierten en el hotel. Y más, La marca del milagro tiene, como la felicidad del radiólogo y su familia, ambientaciones litoraleño-mesopotámicas y una trama desatada (motivo por el cual se ha puesto un precioso mapa-orientativo al final) en medio de una lengua desatada (cosa para la cual, se entenderá, el único mapa posible es la misma novela). La marca del Milagro a veces es una comedia de enredos y otras directamente una joda. En todo caso, un acento que titila adentro de un televisor y en las letras desaforadas de las cumbias y el death metal que compone Nicolasito-Augusto, protagonista. Por momentos, muchos, la lectura deja la sensación que deja en el paladar la inhalación del ácido muriático, o la de un caramelo fizz, en fin: un mundo de sensaciones. Y también es una novela que se vuelve melodrama objetivista en el capítulo de la aceituna (que en breve leerá Damián), y novela existencialista de esa aceituna que está a punto de ser devorada. Es un melodrama brasilero o mejor: un melodrama merco sureño, y sobre el final, y sin riesgo de adelantar el desenlace, un cuento de selva y alimañas, y por sobre todo: una ducha fresca, un niño (hombre) que volvió de la muerte y canta sus canciones milagrosas, (¿un desaparecido que canta?), una para ver en familia, o para ver el domigo, panza arriba, puteando al referí, o para ver directamente desde la tribuna. Y, si se quiere, la tribuna misma y el mismísimo espectador dominguero.

Para terminar, más literatura. Yo hace mucho leí La guaracha del Macho Camacho, de Luis Rafael Sanchez, que al final trae un apéndice con la letra de La guaracha del Macho Camacho, titulada “La vida es una cosa fenomenal”. A nosotros, para La marca del milagro, nos hubiera faltado poner, además del precioso mapa-orientativo de personajes, el cancionero de la novela, o incluir un CD. Lo del cancionero hubiera sido más viable (la producción de una novela ya es algo complicado para una editorial como la nuestra, no me quiero imaginar lo que sería la de un CD). Igual, habría que ver qué opinaba Damián, que hubiera tenido que ponerse a completar los temas que salpican la novela, etc. Ojo, eh, todavía hay tiempo, capaz que con la segunda o tercera edición nos convertimos en discográfica independiente y salimos con hits como “Violencia familiar”: “nara niana niara, nara niana niá, nara niana niara, nara niania niá, vio-len-cia, tu tu tute tuzzú, in-jus-ti-cia, tu tu tute tuzzú, ooooooh-diofa-miliar, vio-len-cia, tu tu tute tuzzú” o la hermosa canción que dice: “Estabas, estabas en el baile y me mirabas a mí. Bailabas, bailabas con el yuta y pensabas en mí. Porque te conozco… muñequita mía… porque te conozco desde que te vi. Porque te conozco… yo sé lo que piensas… tus ojos no mienten muñequita sí…” Y se puede seguir, hasta pueden hacer el cancionero ustedes mismos cuando lean la novela, que no sólo es una novela sino que es, como la vida en “La guaracha del Macho Camacho”, una cosa fenomenal.

martes

¡no te olvidamos, Ravonne, el mundo te reseña!

RAVONNE
Autor: Julián Urman
Novela
208 páginas.
Editorial Tamarisco
Buenos Aires, 2007

A menudo la discusión entre ficción y realidad se instala en la televisión, un medio de comunicación que brinda distintos ámbitos para el debate según el target del consumidor. Si este dispone de cable tal vez el control remoto lo ubique en algún programa de tinte cultural, cuyos protagonistas discuten alrededor de una mesa y acompañados de un potus artificial. Pero cuando las posibilidades se reducen a las emisoras de aire se enfrenta a una utopía. Ravonne, la novela de Julián Urman que publicó editorial Tamarisco, no analiza a los medios sino que imagina la vida de los protagonistas de la caja boba con sus miserias y una cuota de divismo tan necesario en el mundo del espectáculo. El autor indaga cuál sería el límite de las estrellas para mantener un lugar entre los famosos, aun a costa de convertir sus vidas en el argumento de una telenovela. Así tendrían el rating para mantenerse en el firmamento televisivo y, de paso, alimentarían el morbo del público. Negocio redondo y nuevo contrato con varios ceros. Roberto Ravonne es un ídolo caído en desgracia que sería un bocatto di cardinale para la carroña chimentera y segura tapa de Pronto y Papparazzi. Urman describe cómo sus personajes se comen unos a otros en una suerte de antropofagia farandulera, no exenta de toques de humor e ironía, con ganadores y perdedores porque así en la selva como en la tele, el monito nunca se come al león.

Por Marcelo Massarino
Publicada en el último número de Revista Sudestada

lunes

Otro programa de martes

Este martes 13 de noviembre se presenta el número 10 de la revista Los Asesinos Tímidos. También se festejan los dos años de la revista.
Los lectores invitados son: Galileo Bodoc, Sonia Budassi y Esther Cross.
Cucuza & Cía. van a amenizar la presentación con música en vivo.
Además, vamos a sortear revistas y libros, muchos libros, que abajo ennumeramos.
Los esperamos en Bartolomeo, (Bartolomé Mitre 1525) a las 21 horas. La entrada es libre y gratuita.

buen programa de lunes

jueves

Lo que viene, lo que viene (el regreso del jedi)

Mientras terminamos con la caravana de la distribución de La Marca del Milagro, un destello láser asoma desde el horizonte...

Objetos Maravillosos. En breve.

martes

Avisos Parroquiales - 3 joyas recientes

Esta noche, conviven dos eventos. Creo que se puede ir ambos, primero a Alejandría y después al Pacha.



Me gustaron mucho los textos de Ana y de Diego.




En el Pacha, Terra, Linne y Pavón.


Y para no perder la costumbre, la nueva joya de la NANANA (el domingo, con Terra, acordamos el primer volumen de la serie didáctica de Tamarisco, una hippeada de cultura).





lunes

versiones de un viernes 2


Hemos presentado a gente linda y obras idem:

La marca del milagro
, grosa novela de Damián Terrasa

Los Simples de Tamarisco
(bellos relatos en edición limitada)

Celia Dosio, con El día que Perla Voló
Leo Oyola, con Oxidado
Federico Falco, con El pelo de la Virgen.

Todo, todo eso, el autor viajado de Madrid, el otro de la república de Córdoba y el resto de los mortales, dieron lugar a relatos varios y viva música a cargo de los talentosos mega buena onda Pandolfelli y el Rusi, dúo adquisición tamarisca.


* El tigre cree

"Hermanos: la paz esté con vosotros.
Estamos aquí reunidos, en esta humilde morada del Señor conocida como La Ratonera, para celebrar un acto de fe.
Cuatro forajidos.
Cuatro.
Utilizando sus mejores armas para pelear por algo en lo que creen.
Cuatro forajidos.
Cuatro.
Que adoptaron la identidad de una criatura de Dios.
El alma de ese arbusto. El Tamarisco. Y de él, su simpleza, y la parte más jodida de cumplir, la resistencia.
La resistencia. El aguante.
Y la fe. Creer.
Anchos bravos si los hay.
Bueno: estos cuatro forajidos.
Cuatro.
Definitivamente creen.
Se tienen fe.
Por algo en primera instancia…
Estos cuatro forajidos.
Cuatro.
Son escritores.
Como los otros cuatro forajidos.
A los que han editado" (...). (Sigue acá. Texto actuado/leído por Oyola)


*Linne croniquea, elogia a Terrasa, a Oyola, a Dosio y Falco y saca alguna que otra conclusión importante

"...muy perspicaz en su borrachera, me señaló que tenía manchada con vino toda la remera (no lo había notado pero no fue el comentario más alentador de la noche: ahora que lo pienso, quizás me manché inconcientemente en la ratonera, para tener pruebas fehacientes de que los tamariscos pusieron vino de onda"

*Morfes escribe la fiesta cínica


"El viernes: fiesta. El entrañable Terrasa con el Yuyo telonearon a una banda que se colgaba del hype-regreso-de-soda-stereo. Celia reinventó los 90. Falco en medio de dardos venenosos dijo algo que yo venía escuchando hace un par de años.

Mucha plegaria.

Mucho vino.

Oyola con ropa de clérigo pronunció un salmo sobre los 7 magníficos. Peleas como siempre. Mucho resentimiento. En eso tomamos de más. Hicimos cosas que no se perdonan; como siempre pero esta vez todos en el mismo lado. Algunos se salvaron de la rosca. Nos divertimos. Peleamos. Faltó que Henry Simms dijera unas palabras. Bendícenos década sin rock."

(La F de Fiesta, acá)


*Terrasa manda mail, incluye una foto que, es una pena, no lo muestra a él mismo

"Tuve el infinito placer de leer los simples en el avión, uno detrás de otro en algún lugar sobre el océano: cada uno con un estilo y un narrador completamente diferente, cada uno más hermoso que el otro. LOS FELICITO. Son realmente tres buenísimos relatos que disfruté muchísimo y que están escritos de-pu-ta-ma-dre. Ah, y que serán prestados y difundidos por aquí, claro está. FELICITACIONES también a los editores por haber elegido tan bien y por haberlos dejado como verdaderas obras de arte del trabajo manual..."

(mientras los Simples se agotan, en una semana, la Marca del Milagro en librerías/gracias a todos por venir, acompañar, ayudar, hacer con nosotros la buena acción del día -eso deberia decirlo Oyola disfrazado de cura.
Gracias De veras.)




domingo

Nobleza obliga

Post presentación y borrachera, algo fundamental se nos quedó en el tintero (por esto no hay que tomar(tanto)): nada hubiera sido posible sin la ayuda de nuestro querido sebastián morfes, testigo de la labor tamarisco desde antes de que tamarisco existiera (cuántas reuniones delirantes soportaste?)que desde el vamos tiró consejos, elogios y objeciones y cuyas horas de vigilia dedicada permitieron allá en su Bahía natal, acomodar los errores iniciales de diseño que nuestras torpes manitos no superon manejar en su momento. Gracias a él, los simples fueron posibles. Literalmente. Desde acá, nuestro genuino agradecimiento Sebas, de verdad (tarde, pero seguro)

viernes

jueves

Lo que quedó de los Mudos / Lo que viene


Velada de gala en el Conventillo. Con entuertos faranduleros por doquier, las luminarias de la NNA (sic) se dieron cita en una noche que dejó mucha tela para cortar. Funes, el anfitrión, agasajó a sus invitados con bolsas llenas de un polvo blanco de procedencia incierta. El departamento de prensa de Tamarisco rescató algunas perlas dignas de la primer página de ADN o de la vidriera de la revista Caras:

“Los felicito, les quedaron muy bien. ¿Qué son, tarjetas?”
(el tipo del bar donde se manufacturaron los simples)

“Los simples de Tamarisco son una gran idea. Tienen lo mejor de las antologías, y dejan de lado lo peor”
(Federico Levín)

“No lo puedo creer, Levín nos está elogiando”
(Sonia)

“A un pibito de dieciséis años yo quiero hacerlo volar”
(Richard Romero)

“¿Querés leer algo en mi cumpleaños?“
(Linne, a cualquiera que le convidaba cerveza)

“Esto es un desastre. Invité a todo el mundo a leer. No da”
(Linne, media hora más tarde)
"- Me compre In Fraganti"
(Marina Kogan)

“- Martina me cortó el pelo (Ariel Dedalus)
- …
- te hace más joven (h tamarisco)”

“En Madrid no hay lugares como este”
(Terrasa)

“Hasta hoy, lo único que había ganado en los sorteos de Funes fue una revista de circulación gratuita”
(h tamarisco)

“Pandolfelli está arreglado”
(todo el mundo, tras verlo ganar su vigésimo cuarto sorteo)

“¿Cómo es la Ratonera?
Está bueno, es grande. Vi las fotos por internet”
(Diálogo entre Leo Oyola y una joven editora)

“- Mirá, ese es Martín Brauer
- Hay que publicarle el blog”
(diálogo entre dos jóvenes editores)

“Terrasa lee muy bien. Parece alemán”
(Levín)

“- Molina, que tenés en la cabeza. Estás re ochentoso
- Estaba abierta la ventana del bondi”
(Romero y Molina, a su llegada)
(Gracias Leo Oyola por el flyer)

miércoles


VIERNES 2 DE NOVIEMBRE 20HS
LA RATONERA
(CORRIENTES 5552 -y Gurruchaga)
Buenos Aires

Editorial Tamarisco presenta

LA MARCA DEL MILAGRO, DAMIÁN TERRASA (novela)

+nueva colección

Los Simples de Tamarisco
(bellos cuentos en edición limitada)


EL DíA QUE PERLA VOLÓ. CELIA DOSIO
EL PELO DE LA VIRGEN. FEDERICO FALCO
OXIDADO. LEO OYOLA
Habrá cachivaches, música, vino y fiesta tamarisca.
¡Se ruega venir y difundir!

(Bajo el tamarisco se planta la resistencia playera)



"Les conté alguna vez que en mi pueblo el tamarisco es plaga? Lo rocian con hervicidas desde aviones hidrantes...

Brindo porque no haya hervicida efectivo, brindo por la plaga total!!!!

Abrazo, F"

HOY ¡La marca del milagro en vivo!

Leonardo Longhi

Damián Terrasa
adelanta
La Marca del Milagro

Alejandro Parisi

Marina Mariasch

Federico Levín

se calzan los guantes para bajarte la mandíbula a gomazos
y por si fuera poco
canta otra vez acompañado de nuestro guitarrista

Facundo Vaughan Palazzolo

ex - estrella de la vernácula más merquera

Matías el sonidista Mudo
un hombre de pocas palabras

miércoles 31 de octubre
22 hs puntual
porque son varios cuentos

El Conventillo de Teodoro
Jotade Perón 3615
esquina Mario Bravo

traé a tu chicx
por ahí se ganan libros o discos

martes

movidito movidito

dicen que...
Se está armando rosca, cachengue cordobés, perros voladores, Dosio, mar de ajó y barcelona, ratonera, Oyola cachivache gallegoTerrasa (agendate el viernes para tamarisco vino cerveza música lectura y más)

De Leo Oyola para Tamarisco
"Ya arregle con el y con el rusi para que hagan sunumerito de dos cachivaches.tres temas alternan bandoneon y guitarra una vez en cada tema uno toca cada instrumento (...)yo creo que ustedes tambien lo tienen que disfrutar,que no tienen que correr tanto si las va esta propuesta vamos adelante si quieren ver el texto que planeo leer se los mando antes ustedes deciden relajense la vamos a pasar muy bien el lunes les mando flyer igual empecemos a rosquear en nuestros respectivos blogs abrazo buen fin de semana"

De Federico Falco para Tamarisco:
"Yeap, yeap, yea, viernes 2, allí estaré, confirmo super confirmo.
¿llevo algo? total ya tengo que cargar salamines en el bolso, para el asado.
abrazo
F".

De Celia Dosio para Tamarisco:

"Claro que se entendió, Sonia. Vamos a ver qué se puede inventar. En todo caso confirmo que allí estaremos (aunque el deíctico esté sin referente todavía). Estoy ansiosa por ver cómo quedaron los simples. Besos, C."







lunes

SE VIENE

VIERNES 2 DE NOVIEMBRE
PRESENTACIÓN OFICIAL
NOVELA Y SIMPLES
20HS
LA RATONERA (CORRIENTES 5552)
LA MARCA DEL MILAGRO, DAMIÁN TERRASA
+
EL DíA QUE PERLA VOLÓ, CELIA DOSIO
EL PELO DE LA VIRGEN, FEDERICO FALCO
OXIDADO, LEO OYOLA
AMPLIAREMOS...

miércoles

milagro around de world

("La vitícola-Córdoba-Bahía Blanca-Buenos Aires-Madrid")

Si acaso hoy visitas Madrid, ve a escuchar esta interesante lectura del autor de La marca del milagro.


este viernes 26 de octubre a las 21.00 horas llegan

LOS MAREADOS Narradores Argentinos en Madrid
Guilermo Roz
LoydsMarcelo
Luján Rodrigo
Garlarza
Carlos Salem

Invitado EspecialDamián Terrasa

BUKOWSKI CLUBSan Vicente Ferrer, 25 Metro TribunalMadrid

Exterior/Interior- La cosa es así




Ésta es la tapa de una novela Tamarisco recién salida de imprenta.

La marca del milagro es el título, Damián Terrasa el autor.






La foto ilustra, en cambio, el interior de un libro artesanal de nuestra nueva colección; los Simples de Tamarisco, con la participación estelar de
Celia Dosio
,
Federico Falco y
Leo Oyola
.

En breve; más información que incluye presentaciones, vinos, ventas, autores firmando ejemplares y la alegría de siempre adjunta a un bello plan editorial.