lunes

¡Descargar archivo!/ free download now!


Si las limitaciones de proyectos como este –cuatro amigos que escriben y se juntan para hacer circular textos, etc, etc- son evidentes -a veces muy a nuestro pesar,

también es justo decir (justicia autorreferencial)
que Tamarisco funciona
como una suerte de laboratorio,
pequeña maquinaria de improviaciones
y apuestas más o menos acertadas;
errores más o menos terribles
para nuestro magro capital y
exuberante
energía
"paratextual"
(cuac para entendidos)


Y si -sin dramatizar- en otras estructuras editoriales -con la que cada uno de nosotros tenemos una relación más o menos lejana-, pocas veces pueden darse el lujo de arriesgar -no somos ingenuos- presionados por su propia mitología numérica, nosotros, (no actuamos paradójicas poses vanguardistas) tratamos que sí.

Y mientras se discute sobre el asunto hace rato, como el viejo Updike en contra del modernísimo (exacerbado optimista ingenuo) editor de Wired, en clave primermundista, y más acá dos amigos de la casa –Molina y Morfes- hacen lo propio, anunciamos a nuestros queridos lectores, seguidores, enemigos y colegas que pueden bajar en PDF los relatos de Hojas de tamarisco y también el Toronto no de Leonel Livchits. (los links debajo de las tapitas del costado)

La invitación a que adquieran su ejemplar para leer en la cama o en el bondi, sigue, desde luego abierta a todos los que, eventualmente, gusten tener el fetiche del libro en su mesa de luz. Los que no, pueden leerlo desde sus compus, aunque les sugerimos que piensen en lo bien que se siente colaborando con la causa que nos aúna: "la literatura". Oh.

14 comentarios:

federico dijo...

me da curiosidad saber como resulta. por lo pronto, está bueno que prueben.

Jaramillo dijo...

La primera reacción es la de entusiasmarse con la idea, pero no sé si puedo evitar quitarle la vista a este fantasma de la cultura letrada, forjada al calor del soporte libro.
Quiero decir: ¿el e-book le quita el aura a la práctica de la lectura, como también a la propia escritura?

No sé, es una pregunta apurada. Ahora creo que si el libro es bueno, da verdaderamente igual.

Saludos y celebraciones por el riesgo que toman.

Anónimo dijo...

yo creo que el de aura es un concepto nostálgico además de una imputación retrospectiva
igual prefiero el papel porque me permite leer en los bondis
y a la próxima pedefeada hay que subirle fotos...
abrazo jara!

paula dijo...

Amèn!

Sonia dijo...

Siento que, en algunos casos,somos bastante temerosos, bastante prejuiciosos, al plantear una dicotomia tan radical como los hombrecitos primerisimos primer mundistas que cito...

J.U. dijo...

habra que ver, dijo un ciego

raul alfonso dijo...

A proposito de este temita...

http://lopario.blogspot.com/2006/09/los-piratas-parte-ii.html

http://lopario.blogspot.com/2006/08/piratas-del-garc-ciber.html

Jaramillo dijo...

¿Y cuál sería la posición que defiende Tamarisco al momento de decidir publicar sus libros en la web? ¿Qué elementos ponen en la balanza? ¿Cómo se distancia de esa "dicotomia tan radical como los hombrecitos primerisimos primer mundistas" que cita Sonia?

Saludos. Ya estoy leyendo a Livchits.

Sonia dijo...

Hablo por mí.
Lo primero que me sale, lo primero que siento en dialogo con esta suerte de "experimento", Jaramillo, es que siendo "el chico de neuquen" - así te linkié hace tiempo- me pone contenta que estés leyendo un libro que por nuestra estructura no podemos distribuir en tu provincia.
Esa es parte de la "filosofia tamarisco", creo, y si mis amigos no están de acuerdo comentarán.
Despues y, repito, hablo por mí: ¿por qué copiar practicas de otras estructuras que hacen libros si distan años luz de nosotros? Y más si estas prácticas no son seductoras, si marginan, si atrasan. prefiero copiar las cosas buenas, o arriesgarme y perder.
Por otra parte, la discusión esa que menciono acontece en sociedades 100% informatizadas, con tanto acceso, por ejemplo, a internet, que ni siquiera existen locutorios (¿cuando sucederá eso en argentina?...).
En ese sentido, quizá por mi falta de visión, no me interpelan en absoluto sus argumentos. En todo caso, me dan una excusa para pensar. Y pensar cosas obvias-hace un tiempo escribi algo de eso, que salio mal editado- como que medios nuevos suelen convivir con los viejos desde que nació la imprenta, y que la cuestión de la "muerte de" sirve como título periodistico en todo caso, y para avivar miedos tremendistas y conservadores; que para eso sirve, se ve, el periodismo.

Igual no tengo todo resuelto alrededor de eso, y quizá por eso vuelvo a la cuestion de alegrarme con que nos estés leyendo allá en el sur.
Y obvio, que si querés un libro, te lo enviamos por correo (cuac)
Gracias y saludos, querido Jaramillo

violeta dijo...

Sí, es un poco la idea ¿no? ayer le decía a leo oyola eso cuando él decía ¡pero no se la hagan más fácil! ¿A quien?: ¿a las grandes editoriales? ¿al mercado? ¿a quién? Son entidades tan otras que no entran en juego, al menos en este proyecto, al menos en esta etapa en la que podemos (queremos) arriesgarnos y ser consecuentes con la propuesta: difundir voces. Múltiples son los caminos, no habrá pérdidas significativas que nos impidan seguir haciendo lo que hacemos y cualquiera que se lo quiera bajar (confiamos, creemos) querrá también adquirir nuestros libros. Y si no, al menos se habrá enterado un poco más de quienes somos, qué hacemos, qué buscamos.

hipocrita lector dijo...

Una:
porque el supuesto de que si te leen perdés?
No entiendo.
Otra:
tamarisco no tiene intenciones muy distintas de las de anagrama.

felix dijo...

¿Hay alguna editorial que “venda” literatura argentina? Creo que no. Para las grandes, publicar literatura argentina no tiene que ver con hacer buenos negocios. Para las chicas tampoco. Si las grandes viven de otro tipo de publicaciones (autoayuda, cocina, interés general, infantil, libros escolares, etc.), y tienen a la literatura argentina sólo como lugar de prestigio (ponele), las chicas “vivimos” (en realidad: podemos seguir produciendo libros) gracias a nuestros excedentes personales (tiempo, esfuerzo, incluso dinero), gracias a los subsidios y gracias a la mayor posibilidad (dado que siempre se trata de tiradas chicas) de recuperar lo que se pone mediante la venta directa o, en otros casos, la colocación en acotado circuito de librerías donde para entrar no hace falta un costoso aparato de distribución. No sé, para un editor debería ser lo mismo sacar un libro en papel que un pdf on line: al menos para mí la mejor parte de ser editor es poder editar, lo del soporte creo que es pasajero, lo mismo que lo de los montos a resignar. Claro, el libro tiene sus ventajas. Y a pesar de ser una reproducción que en casos llega a ser por millones, en tiempos de internet, parece que hasta cada libro tiene su “aura”. Como escritor me gustaría que la gente siempre me leyera en libros. Pero si no se llega al libro qué. Y si se llega pero el lector que quiere no puede, ¿qué? El libro es un lujo. Como tener una pileta en tu casa. Yo limpio piletas y lo sé. El cloro aumenta todos los años igual que la semana pasada las papas: a lo loco. Entonces si no la tenés en tu casa, porque no se puede, te anotás en un club, te manguereás en el patio. No por poner cosas on line (práctica que venimos haciendo desde nuestros comienzos) vamos a dejar de sacar libros. Tampoco hay un “Manifiesto Tamarisco”. Y con respecto a la diferencia de intereses entre Alfaguara y nosotros no sé, creo que Alfaguara es una empresa productora de bibliografía variada, sólida, capaz de bancar premios internacionales de los más importantes, etc. Pero por alguna razón (¿la mitología numérica?: ¡viva Budassi!) sólo agarra autores consagrados, qué se yo, ¿se imaginan a Tamarisco publicándole a Rivera?, ¿comprando los derechos de Onetti? Otra: capaz que cada generación de escritores viene con su generación de editores.

Anónimo dijo...

Felix, abuelo: el hipocrita dijo "anagrama", no "alfaguara"

felix dijo...

uh, bueh, casi lo mismo... esto de la velocidad...