martes

Galgos y conejas, si

Galgos y conejas es una porno belga (hardcore criminal, más propiamente) que transcurre en un bosque de pinos donde tres muchachas algo peluditas son perseguidas, atrapadas y hostigadas de múltiples maneras por un grupo de hombres muy flacos y liderados por uno muy grandote y gordo que es el que se encarga de filmar todas las secuencias, incluidas aquellas en las que él mismo se monta a alguna de las tres desesperadas. Todo termina con una horrorosa fiesta de sangre en la que las mujeres son arrojadas, ya muertas, a un pozo. El final queda “sugerido” por el fuera de cuadro: la cámara, ahora fija, muestra al gordo dando órdenes a los demás para que tapen el pozo: el ruido de las paladas y el de la tierra al caer sobre los cuerpos y sobre la tierra es muy nítido y se mezcla con el que hace el gordo al masticar el pochoclo que come de un gran pote amarillo.

5 comentarios:

Violet dijo...

Me quedo como pensando, casi atónita...¿qué se te cruzó por la cabeza, entonces, al sugerir el título?
Me imagino tirada en un pozo junto a Sonia, me veo corriendo en un bosque, me pregunto: ¿que quisiste decir con "peluditas"?

Funes dijo...

...algo nusty el script... aunque he visto peores... lo mejor, el final, del gordo comiendo pochoclo.

...quién fuera gordo y tener una cámara...

Anónimo dijo...

¿y quien es la tercer peludita?

ya se, no me digan...

XXX dijo...

Es un guión genial. Brillante. simplemente brillante.

felo dijo...

Violet: evidentemente necesito un analista.